Pensamientos en Papel

El día que esto acabe

Sandra Ovies

 Recuerdo muy bien cuando todo comenzó. Fue empezando la estación del renacer, esa estación en la que se sale del largo sueño del invierno, y todo comienza a resurgir, ¡pero no fue así!  de repente todo se volvió oscuro, vació, tiste y poco a poco se fue instalado la desesperanza. Un virus se apodero del mundo y todo se volvió un gran ¡NO!

Publicidad

No se puede salir a la calle, no se puede abrazar, no se puede besar, no se puede ver a nuestros mayores, no se puede viajar…De repente nuestra libertad se esfumo amordazada por una insoportable mascarilla. De esto hace un año, y aun seguimos, y para largo…

Dicen que en esta vida todo sucede por algo; tal vez esto que estamos viviendo nos ha venido a enseñar que la mayor soledad que existe es estar acompañado por la persona equivocada por miedo a la soledad. Que toda decisión tiene su consecuencia. Que la vida es un paseo que se acaba en seguida y no merece la pena perder el poco tiempo que tenemos con personas que no merecen la pena. Tal vez nos ha venido a enseñar, a valorar a nuestros mayores, valorar el abrazo, el beso de unos padres ancianos, el poder verlos, el acurrucarnos en sus amorosos brazos, tener una conversación con ellos…a valorar a la familia, aunque siempre exentan pequeños desencuentros.

Publicidad

Tal vez ha venido a enseñarnos que el orgullo no conduce a ningún sitio, que tragarlo en muchas ocasiones es saludable; a que se caigan mascaras y veamos como son realmente ciertas personas; a llevarnos a un viaje interior de autoconocimiento y crecimiento personal; pero lo más importante, dejar que la venda se caiga de los ojos y comencemos a ver y aceptar, por doloroso que sea.

El día que esto acabe, me sentiré como un gatito desperezándome y estirándome después de un largo sueño. Como un gatito feliz, delante de la Tour Eiffel, que con paso firme y la lección aprendida inicia un nuevo ciclo.

Pero mientras esto acaba, me siento con esa pasta rellena de mermelada, con carita triste y puesta del revés que nada en una taza de dudas, y recuerda que no que no hay mayor ciego que el que no quiere ver.


Publicidad

Comentarios

Emma
junio 27, 2021 a las 6:31 pm

Y si Paris es el destino del final de una era de mascarillas, al menos para desperezarse en la ciudad de la luz y del amor….



Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!