Pensamientos en Papel

La sutil elegancia de la palabra

Sandra Ovies

Normalmente cuando escribo me fluyen las palabras solas, como si un torrente de agua emanara de la tierra con fuerza, para expresar lo que siento; pero en esta ocasión no es así.

Publicidad

Por norma general la escritura para mí es terapéutica, es mi válvula de escape junto a la lectura. Hace muchos años alguien a quien he querido y sigo queriendo muchísimo dijo que escribir le ayuda a ordenar sus pensamientos, a mí me sucede lo mismo. Escribir es mi toma de tierra, un equilibrio emocional, una reconciliación conmigo misma. Cuando comienzo a escribir mis pensamientos se ordenan y fluyen las palabras solas, salvo hoy.

Hoy las palabras se atascan, y tal vez sea, porque se sienten incapaces de ordenar mis pensamientos; unos pensamientos que están muy desordenados por unos sentimientos de tristeza y confusión, causados por la incomprensión del ser humano. Quién me conoce bien sabe que tras esa aparente impulsividad hay detrás mucha reflexión. Un ejercicio que suelo realizar a menudo es hacer una introspección interior, lo cual, conlleva una gran dosis de análisis, y esto lo suelo aplicar a la vida y convivencia con mis semejantes; es precisamente por eso que me embargan unos sentimientos de tristeza mezclada con decepción. Mi madre siempre me decía: que uno recoge lo que siembra, y que lo que das te viene de vuelta, estoy empezando a dudarlo… más bien diría que cuanto mejor te portas peor te tratan. 

Publicidad

Es muy triste ser testigo involuntario de como te otorgan el título de juez. Es decepcionante que tus palabras sean una y otra vez tergiversadas, y no por falta de comprensión, por no querer comprender… Me causa una gran tristeza que impide que fluyan las palabras.



Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!